1 de agosto de 2015

O retorno da crise dos mercados emergentes

Michael Roberts


Tradução / A mídia de negócios está cheia de artigos sobre a crise do mercado acionário chinês, a bolha de crédito e a crise iminente da economia chinesa. Mas bem menos anunciada é a perigosa desaceleração econômica e a crise de dívida, já em andamento, das "economias emergentes" em geral.


Então, pela primeira vez desde a crise dos mercados emergentes de 1998, todas as grandes economias dos chamados BRICS (Brasil, Russia, Índia, China e África do Sul) estão em apuros. E também a próxima série de economias em "desenvolvimento" como Indonésia, Tailândia, Turquia, Argentina, Venezuela, etc.

Anteriormente, o aumento dos preços das commodities em petróleo, metais básicos e alimentos levou a um crescimento rápido em muitas destas economias. Isto, por sua vez, levou a uma enxurrada de capitais de bancos e empresas das economias capitalistas avançadas em busca de lucros mais elevados do que os disponíveis em suas economias.

Mas o boom das commodities entrou em colapso. Os preços globais das commodities continuam a afundar. O índice de preços de commodities da Bloomberg, que rastreia o preço do ouro, petróleo crú e outras matérias primas, caiu a seu ponto mais baixo desde o ano de 2002. Ele caiu em 40% desde 2011. É mais um indicador da longa depressão e pressões deflacionárias na economia mundial (ver o meu post: The spectre of deflation).

Ello es en parte debido a que la gran recesión y la débil recuperación posterior ha reducido la demanda de energía y materias básicas industriales. Y es en parte debido a que el mayor consumidor de estos bienes, China, ha visto como su economía ralentizaba su crecimiento anual de dos dígitos a (solo) el 7% o incluso menos. La inflación ha dado paso a la deflación de precios en muchas de las principales economías (en Europa y Japón).

El último 'flash' de la actividad empresarial a nivel mundial estima, sobre la base de los llamados índices de compras de los gerentes, muestra que las economías emergentes se están contrayendo por primera vez desde hace más de dos años.


El desempleo en los mercados emergentes ha aumentado considerablemente este año, revirtiendo una tendencia decreciente de seis años, aunque ha seguido disminuyendo en los países desarrollados. En los mercados emergentes, el desempleo ha aumentado a un 5,7%, desde un mínimo cíclico del 5,2% en enero, el mayor incremento desde la crisis financiera mundial, según cifras recopiladas por JPMorgan.


Durante el auge de los mercados emergentes, el capital fluyó hacia las economías emergentes y las empresas de Asia y América Latina acumularon grandes deudas. Ahora el dinero está fluyendo hacia fuera, no hacia dentro y los beneficios están cayendo en la medida en que los precios y las ventas de las materias primas e incluso de los bienes de alta tecnología están cayendo. Los inversores sacaron $ 4.500 millones de los fondos de inversión de los mercados emergentes (ME) en la semana hasta el 30 de julio, según datos de EPFR, en comparación con $ 3.300 una semana antes. Un total de $ 14.500 millones han sido redimidos de los fondos de los ME en las últimas tres semanas.


Y las divisas en Asia están cayendo a plomo.


Los EE.UU. está a punto de elevar las tasas de interés básicas en septiembre, por lo que los mercados emergentes podrían sufrir una mayor inestabilidad en la medida que el coste del servicio de la deuda se eleva en dólares. Amenaza una crisis de la deuda.

Los últimos datos sobre las reservas de divisas muestran una fuerte caída de las reservas en dólares. Las reservas de los gobiernos de los ME han caído porque estos gobiernos experimentan una disminución de sus excedentes comerciales y un debilitamiento de us economías nacionales, dando lugar a una fuga de dinero. Las cifras Cofer del FMI, que proporciona datos de las reserva en divisas, muestran que las reservas de los mercados emergentes se han reducido durante tres trimestres consecutivos, desde un máximo de $ 8.06 billones al final del segundo trimestre de 2014 a $ 7.5 billones a finales del primer trimestre de 2015. Estos analistas estiman que las reservas de los mercados emergentes han caído en $ 575.000 millones desde mediados del año pasado, la mayor caída en 20 años. El capital está huyendo de estas "economías emergentes" en la medida que su crecimiento real del PIB se desacelera y la inversión cae.


El banco de inversión JP Morgan estima que la deuda de las sociedades no financieras en las economías emergentes ha aumentado desde alrededor de 73% del PIB antes de la crisis financiera al 106% del PIB a partir del cuarto trimestre de 2014. Este aumento del 34% es enorme, con un promedio de casi 5% puntos por año desde 2007. En investigaciones anteriores, el FMI había encontrado que un aumento de la tasa de crédito en relación al PIB de 5% puntos o más en un solo año anunciaba un mayor riesgo de que estallase una crisis financiera. Muchas economías de mercados emergentes han registrado un aumento de este tipo desde 2007. De ahí la conclusión de los analistas de crédito S & P, de que "hemos llegado a un punto de inflexión en el ciclo crediticio de las empresas".

Junto al aumento de la deuda cae la rentabilidad y la demanda de los consumidores en los mercados emergentes fuera de China. 


La caída de los precios de las materias primas de las exportaciones de las economías emergentes, el aumento de la deuda corporativa, la caída de la rentabilidad y de la demanda, las importantes salidas de capital y la probabilidad de que la Reserva Federal de los EE.UU. aumente las tasas de interés este otoño y aumente los costes del servicio de la deuda es una mezcla explosiva que puede provocar una grave caída / crisis y acabar con la gran historia de "crecimiento" de las economías emergentes.

Nenhum comentário:

Postar um comentário